Skip to main content

No hacen falta ollas para querer


CREAdia madres270513-02

Uno de mis mayores orgullos es mi mamá. Lo he dicho en repetidas ocasiones y hoy, en ocasión de la celebración del día de la madre lo repito. A mi mamá le cuerea.

Una cosa que siempre tuve claro en estos días es que le puedo regalar cualquier cosa para su uso, para su disfrute, para su consumo. De estas tres categorías quedan excluídas: ollas, planchas, lavadoras, refrigeradoras, vasos, cubiertos y cualquier artículo que represente trabajo.

De pequeña le regalaba portarme bien un día de la semana, la manualidad del colegio, una flor o recitar un poemita. Más grande regresar a la casa a la hora covenida, o tal vez no salir un día. Ahora, le cocino a ella, sus hermanas y otras tías o vamos a comer rico.

Este año le voy a regalar tiempo, tratarla bien, mimarla, una buena plática y risas, muchas risas. Risas que ella multiplica con su optimismo y energía. También quiero compartir esas risas y ese tiempo con mis compañeras de trabajo y mis amigas, que son mamás, mamás en potencia, porque este 30 de mayo y todos los días es para compartir, dar y multiplicar. Para tratarlas bien.
#mejorTratameBien

Ilustración: Flor Marenco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *