De cómo el amor nos salvó en los tiempos de guerra

23 Abr

archivos_imagenes_peliculas_a_amor-en-tiempos-de-colera_imagen30951A Mayela y la Rivers, mis compañeras de bote

La mañana del lunes recibí un correo de trabajo donde me solicitaban  una cita de uno de mis libros favoritos para alimentar nuestra web.

Sin pensarlo respondí con una de “El amor en los tiempos del cólera” que fue mi libro de cabecera cuando intentaba entender esos temas del corazón.

Recuerdo que lo leí por primera vez en mi secundaria y esperaba con ansias cada fin de semana para ir a alfabetizar, vacunar o a alguna movilización donde podía ver a aquel muchacho de ojos verdes que me gustaba y con quien nunca pude tener el honor de compartir un viejo barco huyendo de ninguna peste.

Por eso no le di la oportunidad de decirme la frase lapidaria que el capitán le hizo Florentino Ariza:

– ¿Y hasta cuándo cree usted que podemos seguir en este ir y venir del carajo?

Florentino Ariza tenía la respuesta preparada desde hacía cincuenta y tres años, siete meses y once días con sus noches.

– Toda la vida – dijo

Dos de mis colegas en la oficina respondieron, casi de manera simultánea con citas del mismo libro. Interesante, cómo ese libro marcó una parte de mujeres de mi generación.

Mujeres que crecimos en una Nicaragua en guerra con mil sueños por delante. Románticas, soñadoras, esperando por nuestro o nuestros Florentinos, porque me rehúso a creer que sólo tenemos un Florentino en la vida.

Y aquí me atrevo a tomar prestadas unas líneas del gran García Márquez en este mismo libro:”…lo asustó la sospecha tardía de que es la vida, más que la muerte, la que no tiene límites”. Una vez más Gracias Maestro, así en mayúsculas.

Sigamos soñando Maye y River.

Anuncios

6 comentarios to “De cómo el amor nos salvó en los tiempos de guerra”

  1. Sylvia Ruth 23 abril, 2013 a 3:27 PM #

    A mi me cayo pesima la historia, si un hombre no te aprecia en el momento, porque habrias de esperar para hacer realidad el romance cuando ya tienen noventa años, siempre me rebele a la moraleja de la historia. Now o never, adios amores cobardes como el de Florentino y su dama.

  2. mujerurbanablog 23 abril, 2013 a 6:23 PM #

    Y que mas paso con el de ojos verdes?

  3. mujerurbanablog 23 abril, 2013 a 6:25 PM #

    Y q paso con el d ojos verdes?

  4. Mildred Largaespada 24 abril, 2013 a 3:24 PM #

    Que sabroso de leer, Claudia, cada día escribes mejor y vas sacando esa vena literaria que puja por estallar. Bueno, ya está estallando para gozo nuestro. No he leído el libro, de García Márquez solo leí Cien años de soledad. No siento que la guerra me marcara en cosas del amor, a veces (y vos no hablás de eso, sino que lo pienso ahora) nos obligan a definirnos por las situaciones de la política de Nicaragua y siento que me liberé de eso, me marcó yo misma mis hitos. Esperado el siguiente post, entonces.

  5. Claudia Neira Bermúdez 26 abril, 2013 a 12:09 PM #

    El de ojos verdes, supongo que sigue ahí. Gracias Mil, ahí vamos. Como bien decís vos esto es de todos los días. Silvia Torres creo tenés razón. Los amores cobardes no llegan a amores, ni a historias se quedan ahí. Besos a todas,

  6. Juanita Bermudez 4 mayo, 2013 a 10:44 PM #

    Lindo hija! Que orgullosa me siento de vos! Te enseñé tantas cosas y ahora vos me enseñas a mi! Te amo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: